CERRADA CON BARANDAS LA ZONA CENTRO DE PEREIRA.

En medio de las restricciones por las medidas excepcionales para contener el coronavirus fueron cerradas con  barandas las vías céntricas  de Pereira.

Según se ha dado a conocer, la medida lleva a que haya una disminución considerable de automotores por el centro y que facilite el  trabajo de la fuerza  pública en el control para quienes hacen parte de las  excepciones a la prohibición de circulación por las vías públicas.

CAPTURADO HOMBRE POR DISTURBIOS Y AGRESIÓN A SERVIDOR PÚBLICO, EN HECHOS OCURRIDOS EL PASADO MARTES EN ZONA CÉNTRICA DE PEREIRA.

Se trata de Juan David Quimbayo Castrillón, detenido en la carrera 7 entre calles 18 y 19 zona céntrica de la capital risaraldense, luego de lesionar a un policía tras lanzarle una piedra en la cabeza, mientras este se encontraba realizando su labor de control y vigilancia en el sector.

El investigado quien no acepto cargos, deberá responder por los delitos que se le imputan tras haber sido dejado en libertad por un juez de garantías.

ALTO RIESGO DE MALTRATO INTRAFAMILIAR POR AISLAMIENTO OBLIGATORIO, ADVIERTE LA PERSONERA DE PEREIRA, SANDRA LORENA CÁRDENAS.

El quedarse en casa encerrados puede llevar a que por acumulación de estrés y ansiedad, comiencen a darse situaciones de agresión entre los miembros de la familia, que deben ser manejadas con tolerancia y dialogo.

A lo anterior se une que la situación puede tornarse más complicada si existen antecedentes de maltrato físico, verbal y sexual que pueden avivarse por la cercanía obligatoria entre padres, madres, hijos  y abuelos.

PEREIRA Y DOSQUEBRADAS NECESITAN LA FUERZA PÚBLICA.

Presencia de fuerza pública policía y ejército en las calles de Pereira y Dosquebradas, necesaria para evitar hechos vandálicos y obligar  aislamiento obligatorio a la comunidad pide líder social Eisenhawar Zapata.

Agrega que la salida en gran cantidad de irresponsables, que no acatan la disposición de estar en casa para prevenir el contagio y propagación del Coronavirus, obliga a las autoridades a acudir a  acciones represivas necesarias tras agotarse el recurso de la autorregulación.

Del mismo modo la presencia de uniformados evita que algunos aprovechen la emergencia sanitaria, para saquear establecimientos comerciales, atentar contra la infraestructura pública y robarle sus pertenencias a quienes deben salir.